Así luce la mamá de “Mi Pobre Angelito”

 

Cuando de películas de Navidad se trata, no cabe duda que “Mi Pobre Angelito” es una de las más icónicas y representativas de esta época del año, tanto que a 30 años de su estreno aún sigue cautivando a sus fanáticos.

Además de su protagonista “Kevin McCallister”, interpretado por Macaulay Culkin, muchos son los personajes emblemáticos de la cinta, entre ellos la inolvidable madre del pequeño travieso “Kate McCallister”, interpretada por la actriz Catherine O’Hara.

O’Hara lució impecable en los filmes que se convirtieron en los favoritos para disfrutar en familia. Recordemos que en la primera, Kevin se queda solo en casa, tras ser olvidado por sus padres, y debe defender su hogar de los famosos “Bandidos mojados” (Joe Pesci y Daniel Stern). En la segunda parte, “Perdido en Nueva York”, el niño toma por accidente un avión a Nueva York y se encuentra con sus viejos enemigos fuera de la cárcel y en busca de venganza.

Aunque la recordamos por su look colorina, actualmente la actriz y comediante, de 66 años de edad, luce completamente distinta y rubia.

Si bien es cierto que se le ha visto poco en la pantalla grande, después del éxito de “Mi Pobre Angelito” O’Hara trabajó varias veces con el director Tim Burton.

En 1993, por ejemplo, la actriz le dio voz a Sally, la protagonista femenina de la aclamada película “El extraño mundo de Jack”. También dobló otras cintas como: “Chicken Little”, “Monster House” y “Vecinos invasores”.

No obstante, se ha proyectado con mayor fuerza en el mundo de la televisión. De hecho, desde 2015 tiene el papel de “Moira Rose”, una de las protagonistas de “Schitt ‘s Creek”, una comedia sobre la familia de un magnate que se arruina y se reagrupa en un pequeño pueblo de la América profunda para replantearse su vida.

Su impecable trabajo en esta serie hizo que O’Hara fuera galardonada como mejor actriz de comedia en la 72ª edición de los Emmy 2020, una gala marcada por su celebración virtual a causa de las restricciones causadas por la pandemia.

 

Titicupón