Ozzy Osbourne reveló cómo intentó matar a su esposa Sharon y el siniestro sentimiento que lo invadió

  • La mediática pareja, que está junta desde 1982, narra sus momentos más difíciles en el documental “The Nine Lives of Ozzy Osbourne”

Ozzy y Sharon Osbourne nunca ocultaron que su matrimonio pasó momentos difíciles debido a los problemas de adicción del famoso rockero. Sin embargo, un nuevo documental titulado “The Nine Lives of Ozzy Osbourne”, que se estrena esta semana, se revelaron algunos incidentes desconocidos hasta ahora que demuestran hasta qué punto llegaba a perder el control el líder de Black Sabbath.

El músico, de 71 años, contó que dicho episodio de violencia doméstica sucedió mientras estaba bajo la influencia de las drogas y totalmente fuera de sí. La propia Sharon, de 69 años, también narró frente a las cámaras con mucha tranquilidad cómo su marido trató de asesinarla en una ocasión en 1989.

“No tenía idea de quién estaba sentado frente a mí en el sofá, pero ese no era mi esposo. Estaba en un estado en el que tenía esa mirada en sus ojos, pero las persianas estaban cerradas y yo no conseguía verle bien. Y él simplemente dijo: ‘Hemos tomado la decisión de que tienes que morir’”, recordó en su relato Sharon.

Según la esposa de Osbourne, nada antes de aquella afirmación le hizo sospechar que el cantante acto seguido se lanzaría encima de ella y trataría de terminar con su vida minutos después de acostar a sus tres hijos, Aimee, Kelly y Jack, que por aquel entonces tenían seis, siete y ocho años, respectivamente.

“Él estaba tranquilo, muy tranquilo, y de repente se abalanzó sobre mí y comenzó a estrangularme. Me tiró al suelo con él y yo intenté buscar la mesa. Conseguí encontrar el botón de pánico y simplemente lo presioné”, detalló. “Lo siguiente que supe fue que la policía estaba allí. Es el momento en el que más miedo he tenido de toda mi vida”, dijo la mujer del cantante, que aseguró que en todo momento su mayor temor fue que su marido fuera después por los niños.

Afortunadamente sus tres hijos estaban ya en la cama y no presenciaron el incidente, que terminó con Ozzy en la cárcel. Al día siguiente él era incapaz de recordar exactamente qué había sucedido, pero sí se le quedó grabada en la mente la sensación de “calma y paz” que le embargó justo antes de atacar a Sharon.

El músico británico justificó su comportamiento por una alucinación por las drogas y afirmó que hora más tarde no recordaba nada del violento incidente. “Estaba muy tranquilo… en paz absoluta. Pero lo único que recuerdo es que me desperté en la cárcel y le pregunté al policía: ‘¿Por qué estoy aquí?’, a lo que me respondió ‘Por intento de asesinato’”.

El músico fue condenado a seis meses de ingreso en un centro médico para someterse a tratamiento y su mujer se planteó seriamente pedir el divorcio, pero al final optó por darle un ultimátum: “Le dije: ’No quiero el dinero… pero si vuelves a hacer algo así, o te mato yo o me matas tú a mí. ¿De verdad quieres que los niños tengan que pasar por algo así?”, dijo Sharon, que en el momento en el que tuvo lugar el intento de asesinato llevaba siete años casada con el cantante.

La pareja pasó por el altar en 1982 y, tras más de 38 años casados, es uno de los matrimonios más ricos del Reino Unido, según el periódico The Sunday Times, que estima su patrimonio en unos USD 100 millones aproximadamente.

A principios de año el rockero y su mujer no dudaron en relatar en el programa de televisión estadounidense “Good Morning America” que Ozzy había sido diagnosticado con Parkinson en febrero de 2019. En aquella ocasión, Sharon Osbourne reveló que tanto ella, como sus hijos y su marido habían “obtenido todas las respuestas” que podían de los médicos en Estados Unidos y que viajarían a Suiza para buscar el consejo de un profesional especializado en la afección.

“Ha sido terriblemente desafiante para nosotros”, dijo Ozzy sobre el año pasado cuando le detectaron la enfermedad. “Está en un estado dos”, detalló su esposa.Y añadió: “No es una sentencia de muerte, pero sí afecta los nervios de su cuerpo. Y es como si tuvieras un buen día y luego un muy mal día”.

 

Titicupón