Vocalista de Metallica se interna de emergencia para tratar adicción al alcohol

  • En 2001, James Hetfield atravesó por un largo proceso de rehabilitación tras varios años de adicción al alcohol.

Metallica vuelve a entrar en una nueva crisis tras conocerse la noticia que su guitarrista y líder, James Hetfield, se internó de emergencia en un centro de rehabilitación, lo que ha llevado al resto de la banda a cancelar todos los conciertos programados como parte de su gira por Australia y Nueva Zelanda.

A pesar de que no se ha detallado los motivos que llevaron al cantante de Metallica a internarse de emergencia en un centro de rehabilitación, sí es bien conocido que James Hetfield tenía una dura batalla contra el alcoholismo que ha venido arrastrando desde la década de los ochentas cuando la banda aún tenía un par de años de recién formada.

La noticia se hizo conocida por un comunicado oficial hecho por los propios integrantes de la banda, es decir, Lars UlrichKirk Hammett y Robert Trujillo, el cual expresa lo siguiente:

 “Una nota de LarsKirk y Robert… Como la mayoría de ustedes probablemente saben, nuestro hermano James ha estado luchando contra la adicción durante muchos años. Ahora, desafortunadamente, tuvo que volver a ingresar a un programa de tratamiento para trabajar nuevamente en su recuperación”, dice el primer extracto del comunicado emitido por Metallica en Facebook, Instagram y Twitter.

Acto seguido, los integrantes de Metallica lamentan mucho lo que viene atravesando James Hetfield, agradeciendo el respaldo de los fans ante su delicada condición, pero también disculpándose con su público por los conciertos cancelados:

“Una vez más, estamos devastados por haber incomodado a muchos de ustedes, especialmente a nuestros fans más leales que viajan grandes distancias para disfrutar de nuestros shows. Apreciamos su comprensión y apoyo a James y, como siempre, gracias por ser parte de nuestra familia Metallica”.

El comunicado termina asegurando que todas las entradas compradas para los conciertos cancelados producto del internamiento de James Hetfield les serán reembolsados en su totalidad y que están trabajando para reprogramar los mismos, ya que aún se desconoce el tiempo de duración que tendrá la rehabilitación del cantante de Metallica.

Al parecer, esta recaída de James Hetfield parece ser tan importante como lo fuera aquella en 2001, cuando el vocalista llegó a un punto tan alto de su adicción al alcohol que se vio forzado a internarse en un centro de rehabilitación.

En dicho año, Metallica llevaba parada (en cuanto al lanzamiento de nuevo material) desde 1997 (álbum Reload) hasta el 2003 cuando editarían “St. Anger”, uno de los álbumes más criticados de la extensa discografía de una de las bandas pioneras del thrash metal a mediados de los ochentas.

Titicupón