Diez años sin la actitud, el espíritu y la rebeldía de Oasis

  • ‘Wonderwall’, ‘Don’t look back in anger’ o ‘Live forever’ son algunos de los himnos de la banda

‘Wonderwall’, ‘Don’t look back in anger’ o ‘Live forever’ son algunos de los himnos de Oasis que siguen sonando hoy día en festivales y estadios de todo el mundo por boca de uno u otro de los hermanos Gallagher, pero nunca juntos sobre un escenario desde hace diez años, momento en el que una de los grupos más icónicos de los 90 llegó a su fin.

El 28 de agosto de 2009, el principal compositor y guitarrista de Oasis, Noel Gallagher, anunciaba que dejaba la banda debido a la pésima relación con su hermano Liam, vocalista de la formación británica, y lo hacía justo antes de la actuación que tenían prevista en el festival parisino Rock en Seine.

“Simplemente no podía continuar trabajando con Liam un solo día más”, justificó Noel Gallagher en un comunicado. Instantes después, los organizadores del festival anunciaban que el grupo, envuelto en polémicas similares desde prácticamente su nacimiento, ya no existía tras una última gran pelea protagonizada por los hermanos más polémicos que ha dado la música británica desde Ray y Dave Davies.

Desde entonces, Liam Gallagher continuó su camino como líder de Beady Eye-una formación compuesta por otros exmiembros de Oasis- pero decidió parar en 2014, recalibrar su futuro y dar el salto a la aventura en solitario.

En 2017 lanzó su primer disco, ‘As you were’, y comprobó que, rodeándose de compositores adecuados y apostando por un pop/rock directo y juguetón, podría alargar su carrera con temas tan potentes como ‘Wall of glass’ o ‘For what it’s worth’.

El próximo 20 de septiembre publicará su siguiente trabajo, ‘Why me? Why not’, del que ya ha avanzado la rockera ‘Shockwave’, el canto al despertar de la juventud que es ‘The river’ y la fantástica balada ‘Once’.

Mientras tanto, Noel Gallagher y su banda High flying birds siguen a a lo suyo desde 2010 y han publicado tres álbumes en los que se han ido rindiendo a la psicodelia (‘The right stuff’, ‘It’s a beautiful world’) tras unos primeros pasos más cercanos al sonido característico de Oasis (‘If I had a gun’).

El mayor de los Gallagher, más alejado que nunca del rock, parece ahora más interesado en experimentar con la electrónica como ha demostrado en sus últimos EP’s, donde canciones como ‘This is the place’, ‘Black star dancing’ o ‘Rattling rose’ dejan claro que ‘The chief’ apuesta por su evolución como artista y no le interesa seguir haciendo variaciones de la misma fórmula que él ayudó a perfeccionar en Oasis.

Ese sello de rock con actitud, espíritu y rebeldía, hecho con sencillez pero con el corazón, el alma y la locura de los propios Gallagher, dio como fruto algunos de los temas más apabullantes de la escena británica en los 90 como ‘Champagne supernova’, ‘Rock’n’roll star’, ‘Supersonic’, ‘Morning glory’ o ‘D’You know what I mean?’.

Los primeros pasos de Oasis comenzaron cuando Noel Gallagher se unió al grupo que había formado su hermano y un golpe de suerte hizo que el fundador de Creation Records, Alan McGee, viera en 1993 una colosal actuación de aquellos chavales de Manchester en el King Tut de Glasgow y les ofreciera un contrato sobre la marcha.

Un año después publicaban ‘Definitely maybe’, que se convirtió en el disco debut más vendido de todos los tiempos en Inglaterra y con el que ya dejaban claro que las referencias y guiños al pasado (ese homenaje al ‘Get it on’ de T.Rex en ‘Cigarettes and alcohol’) iban a ser una de las marcas de la casa.

En 1995 fue el turno de ‘What’s the story (Morning Glory?)’, con el que se convirtieron en una de las bandas más famosas del mundo. Y en 1997 apostaron por el rock sin concesiones de ‘Be here now’, el instante que para muchos marcó el fin del brit-pop y dio paso al declive del grupo (‘Standing on the shoulder of giants’) y su posterior reconversión en dinosaurios del rock.

“Oasis era como un ferrari: precioso por fuera e increíble al conducirlo… pero de vez en cuando, perdía totalmente el control”, aseguraba de forma certerísima Liam Gallagher en el documental ‘Supersonic’ (2016), donde su hermano mayor resumía la esencia de ser de la banda: “La mayor fortaleza de Oasis éramos Liam y yo. También fue lo que acabó con ella”.

Titicupón