50 años de “Abbey Road”: secretos y misterios de la icónica tapa de Los Beatles

  • El álbum cumple cinco décadas en pocos días más y en La Viola repasamos los mitos que esconde su histórica portada.

La esquina de Abbey Road y Grove End Road nunca descansa. Desde que Los Beatles editaron su disco Abbey Road en 1969, este rincón de Londres vive repleto de turistas que se turnan y codean para imitar la icónica foto.

La portada de Abbey Road es un símbolo de Los Beatles, no solo por su exitoso álbum y su histórico estudio de grabación, sino también por los secretos y misterios que esconde. A lo largo de cinco décadas, fanáticos y estudiosos de la banda se han encargado de analizar y generar hipótesis sobre la composición de la imagen.

La historia más conocida es aquella que asegura que Paul McCartney estaba muerto. O que, al menos, Los Beatles jugaron a que había muerto y fueron dejando “pistas” en sus obras para enloquecer a toda la beatlemanía.

El mito asegura que Paul McCartney murió en 1966 en un accidente de tránsito y que desde aquél entonces un doble lo reemplaza en la banda y vive su vida. Es decir que el Paul que hoy sigue dando conciertos alrededor del mundo, podría ser un farsante.

La foto de Abbey Road, entonces, simula un cortejo fúnebre. A la cabecera está John Lennon, de blanco, como un personaje religioso que guía la ceremonia. En segundo lugar, Ringo Starr, de negro, interpreta al amigo del muerto. Y detrás de todo George Harrison hace del sepulturero.

McCartney, que se ubica tercero, es el único de los cuatro que va descalzo, camina con los ojos cerrados y sus pasos van al revés que los del resto. Además, aunque es zurdo, sale fumando con la mano derecha. Las hipótesis aseguran que su sustituto es diestro y que aprendió a tocar el bajo con la otra mano.

Otro detalle a resaltar en la foto es que la patente del auto blanco que está estacionado dice “28 IF”. Muchos fans interpretaron eso como un mensaje, “28 si…”, porque Paul tenía, o hubiese tenido, 28 años en el momento de la foto.

La realidad es que, aunque tuvieron que parar el tránsito por un momento, la mañana del 8 de agosto de 1969 el fotógrafo Iain McMillan tardó solo 10 minutos en tomar seis fotos para luego elegir la portada. Después Los Beatles siguieron grabando y el disco salió a la luz el 26 de septiembre de ese mismo año.

Titicupón